La comunicación efectiva de las organizaciones

BLOG-mar6

El éxito y el cumplimiento de los objetivos de cualquier empresa son directamente proporcionales a la calidad de la comunicación que esta practique. Tanto interna como externamente, la comunicación efectiva juega un papel fundamental a la hora de rendir óptimamente en las metas a corto, mediano y largo plazo.

Internamente es la clave para el trabajo. Si bien identificamos distintos canales de comunicación dentro de una empresa, el medio verbal es el que destaca y en el que se apoya el resto. Este contrasta a la subjetividad de la comunicación impersonal y a los posibles malentendidos que puedan surgir a través de la comunicación 2.0. Con esto no restamos el aspecto funcional y la rapidez de este método. Sin embargo, algún receptor del mensaje en cuestión no podría codificarlo en su totalidad. Aquí volvemos a la importancia de la comunicación verbal como respaldo de todo aquello que no quedó completamente entendido. Esta comunicación efectiva es bidireccional en el caso de ser necesario, pues a mayor debate, mejor entendimiento de todos los puntos de vista.

Externamente es la cara de la empresa. Toda organización hace vida dentro de una comunidad, la cual no se encuentra allí simplemente esperando los mensajes que emita dicho organismo, sino que, por contexto, posee una expectativa en cuanto a lo que quiere percibir como receptor. De esta manera, es de gran importancia que el emisor, o en este caso la empresa, estudie detenidamente el entorno en el que se encuentra, para así llegar a un acuerdo demográfico de su público y emitir mensajes que por contexto sean de fácil entendimiento para las personas a quienes va dirigido.

En otras palabras, la comunicación efectiva de las organizaciones medirá constantemente su desarrollo y facilitará, o dificultará, la manera en la que estas se interrelacionan con todo aquel que esté en contacto con ellas.

Anuncios

Responsabilidad Social Empresarial

postblogRSEMucho se ha dicho acerca de las denominadas empresas socialmente responsables, sobre las actividades que realizan o el impacto económico que tienen. Pero realmente, ¿Qué son estas empresas socialmente responsables?.

Dada la velocidad en la evolución de las actividades económicas de los seres humanos, ha habido diferentes visiones sobre las empresas, la labor que realizan y su concepto de integración social; desde la Revolución Industrial, con la introducción de nuevas herramientas para la elaboración de productos, la utilización de carbón como combustible para la maquinaria que daría paso a una nueva era, fueron elementos que derivaron en la producción en masa, disminuyendo costos y abaratando los precios, hasta las visiones de conservación ambiental y el compromiso con el rescate de la ecología.

Las empresas socialmente responsables se dedican a su actividad comercial, basadas en valores positivos como la honestidad, transparencia y ética, estimulando en su personal, la aplicación de estos mismo principios en su vida cotidiana, sumado a la formación constante que permite siempre tener trabajadores más eficaces y eficientes; brindándoles estabilidad, retribuyendo a la comunidad dónde se desarrollan, invirtiendo en el rescate de zonas verdes, proyectos viables presentados por los habitantes, y que tanto empleados como el resto de ciudadanos que hacen vida en el lugar se integren de una manera positiva.

Ha sido importante para estas empresas su compromiso con el desarrollo integral, entendiendo que van de la mano la educación, y el ambiente, llevando a cabo labores de reforestación en ciertas zonas, y actividades deportivas, culturales o recreativas en pro siempre de mejorar las condiciones de vida de las personas involucradas en la empresa o la comunidad.