Líderes como generadores de confianza

BLOG-líderes como generadores de confianza

En primer lugar, es necesario detallar que un líder no es aquel que dicta órdenes de manera clara y eficaz, sino que es un conjunto de herramientas y habilidades que, empleadas de manera correcta, pueden determinar el liderazgo positivo dentro de una empresa. A continuación hablaremos de algunas de estas características.

Todos comprendemos que las personas nos balanceamos entre la razón y la emoción y que estas dos vertientes afloran según los estímulos que influyan en el individuo. En el caso de un líder, es necesario comprender que ambos pilares son de suma importancia, pues estos darán tanto la cercanía con el personal como la inteligencia para sacar el mejor provecho de los mismos.

Estos dos pilares permitirán a un líder tener habilidades como las siguientes:

  • Además de manejar objetivamente sus emociones, logra identificar sentimientos propios y colectivos dentro de su personal.
  • Si bien se muestra como un modelo a seguir, da cabida al actuar de su equipo de trabajo.
  • Ser proactivo, mostrando sus opiniones constantemente y concluyendo con la toma rápida y efectiva de decisiones.
  • Aprender y enseñar con cada circunstancia que se presente.

Específicamente hablando de la motivación que debe existir en un ambiente de trabajo, podemos determinar que los líderes son piezas claves para la generación de esta, sin embargo, la motivación no surge de “la nada” ni del “eureka”. Los líderes generadores de confianza son canalizadores o facilitadores de motivaciones ya existentes basadas en metas comunes a corto, mediano y largo plazo.

En definitiva, la confianza dentro de cualquier grupo de trabajo es indispensable para el desarrollo óptimo de sus actividades, pues esta generará esa sensación colectiva “ganadora” y “triunfante” en cada uno de sus integrantes. ¿Cómo generarla? Básicamente aplicando la sinceridad entre los componentes y mostrando el interés que las labores ameritan.

Pasa mucho que los líderes temen saber menos que sus empleados. Este sentimiento los torna impredecibles, cambiantes de parecer y sumisos. Además, olvidan que hay un equipo de trabajo que cuenta con él. Por esto es recomendable desligar todo esquema jerárquico a la hora de trabajar en grupo y generar confianza entre todas sus partes, esto es lo que diferencia a un líder de un gran líder.

Anuncios

La comunicación efectiva de las organizaciones

BLOG-mar6

El éxito y el cumplimiento de los objetivos de cualquier empresa son directamente proporcionales a la calidad de la comunicación que esta practique. Tanto interna como externamente, la comunicación efectiva juega un papel fundamental a la hora de rendir óptimamente en las metas a corto, mediano y largo plazo.

Internamente es la clave para el trabajo. Si bien identificamos distintos canales de comunicación dentro de una empresa, el medio verbal es el que destaca y en el que se apoya el resto. Este contrasta a la subjetividad de la comunicación impersonal y a los posibles malentendidos que puedan surgir a través de la comunicación 2.0. Con esto no restamos el aspecto funcional y la rapidez de este método. Sin embargo, algún receptor del mensaje en cuestión no podría codificarlo en su totalidad. Aquí volvemos a la importancia de la comunicación verbal como respaldo de todo aquello que no quedó completamente entendido. Esta comunicación efectiva es bidireccional en el caso de ser necesario, pues a mayor debate, mejor entendimiento de todos los puntos de vista.

Externamente es la cara de la empresa. Toda organización hace vida dentro de una comunidad, la cual no se encuentra allí simplemente esperando los mensajes que emita dicho organismo, sino que, por contexto, posee una expectativa en cuanto a lo que quiere percibir como receptor. De esta manera, es de gran importancia que el emisor, o en este caso la empresa, estudie detenidamente el entorno en el que se encuentra, para así llegar a un acuerdo demográfico de su público y emitir mensajes que por contexto sean de fácil entendimiento para las personas a quienes va dirigido.

En otras palabras, la comunicación efectiva de las organizaciones medirá constantemente su desarrollo y facilitará, o dificultará, la manera en la que estas se interrelacionan con todo aquel que esté en contacto con ellas.